21 abr. 2015

ASEDIO Y ELOGIO DEL GRABADO

Con impresiones rápidas, sobre papeles de bajo costo, tinta negra, rodillo en mano, fragantes maderas, linóleum, bastidores, seda, raquetas serigráficas, tersas piedras litográficas, mordidos metales, grandes tacos para colografías, plantillas del estarcido, ordenadores e impresoras, se ha hecho posible crear, documentar y recuperar fragmentos de la memoria histórica de nuestras luchas de resistencia, a través del grabado.

El grabado, sobrevive dignamente y los dibujantes-grabadores suramericanos han continuado la gran tarea de su fortalecimiento, las ediciones masivas de bajo costo y la creación de canales propios de difusión que incluyen centros de gráfica popular habitados por el espíritu de J.J.Borges de Brasil iluminando la Literatura de Cordel o un libro de Galeano, al igual que en Chile, los grabadores de la Lira Popular, en México J.G.Posada y sus "calacas" omnipresentes en la revolución mexicana, o los amigos ya desaparecidos G.Deisler y D.Ogáz en el capitulo chileno del arte-correo. Sin olvidar nuestro grabador por excelencia, Santos Chávez, quien nos llevó de la mano a su mundo, el de la nación Mapuche. Por otra parte, aún hoy recuerdo, cuánto nos perturbaron los sueños de la "sinrazón", en los magníficos grabados de Goya.
La "porfiada memoria" no olvida la inclusión del grabado en ediciones populares de cuentos, poesías, y cancioneros, como lo hicimos los creadores chilenos de la U.P. en los Festivales de la Nueva Canción Chilena de los años setenta.

El grabado, como nuestra primera huella digital, nos ha permitido, hacer anotaciones en imágenes, no sólo de lo que vemos, impávidos e impotentes ante la agresión del poder político - económico - militar y su corrupción globalizada... sino también de lo que amamos, sentimos y disfrutamos - lo hermoso de nuestras vidas - aún cuando los amaneceres de esta larga noche latinoamericana se sigan postergando.

En fin, reproduzcamos nuestras imágenes masivamente, transformémoslas también en "gráfica digital liberadora", a través de la tecnología de punta de internet, deslicémoslas por la autopista de la información; consideremos el grabado tradicional y moderno como una respuesta vital ante la aplastante afirmación del sistema económico neoliberal, presente en el elítico mercado del arte y la tiranía de sus medios de comunicación masiva. Y sobre todo, pongamos lunas en la noche, aunque sea considerado un acto heroico, pero inútil, por éstas sociedades de consumo, que no sólo han perdido el hábito de la lectura, sino también el de pensar.

                                                                                                           Aníbal Ortizpozo







Nos felicitamos y felicitamos la 
existencia solidaria del 
"Taller Galería del Mono", 
(Alejandro González) en el 
Persa / BioBio de Santiago de Chile. 
¡Larga vida a esta creación!

Santiago de Chile, abril 201