1 oct. 2012

AGUACERO DE DOLARES, SOBRE EL TERRITORIO VENEZOLANO

Prácticas injerencistas de USA en el financiamiento de campañas electorales.

Aníbal Ortizpozo

“No se puede confiar en el
 imperialismo, pero ni tantito así. ¡NADA!
Ernesto Guevara


Cuando un ciudadano común, como nosotros, tiene la oportunidad de ver en la TV un video “clandestino”, donde un empresario transnacional está entregando dinero a un político, para una  campaña presidencial, este acto no es casual, ni único, es parte de viejas prácticas recurrentes, de financiamiento de la derecha oligárquica empresarial nacional y transnacional. Cuando ese aguacero de billetes o bienes materiales ocurre en las concentraciones, actos de campaña, entregados por asistir a ellos, estamos en presencia del más tradicional acto de corrupción electoral, la compra de adhesión, de conciencias y de votos futuros.

En nuestra memoria histórica, sobre injerencia y compra de conciencias, naturalmente están las que ejecutó el “Congreso por la libertad de la Cultura”. Eran tiempos de la guerra fría y el anticomunismo persecutorio, o “Macarthismo”, que operó dentro del propio EEUU. Su acción intimidatoria logró una extensa colección de intelectuales financiados por la CIA, que además de su parcialidad política, predicaban “su pretensión de que eran desinteresados buscadores de la verdad, humanistas iconoclastas, intelectuales libre pensadores o creadores del arte por el arte, que se interponían contra los corruptos “escritorzuelos comprometidos”…(1)  Por otra parte, se produjo el apoyo “desinteresado” a intelectuales y artistas en forma de bolsas de trabajo, becas, premios y dinero en efectivo, políticas que continúan hasta hoy, pero que deben ser objeto de otro ensayo.

En nuestro siglo XXI, especialmente cuando de desestabilizar se trata y hay en perspectiva elecciones presidenciales, el aguacero de dólares se orienta principalmente sobre los medios de comunicación, periodistas, agencias encuestadoras, dirigentes políticos y sociedad civil organizada en ONGs.

A los tradicionales financistas del exterior, se han sumado nuevas organizaciones, para suministrar  recursos económicos a la oposición en venezolana en sobre-marcha contra la administración del Presidente Chávez, incluyendo el golpe militar del 2002.
Un dibujo político a modo de caricatura de mi autoría, publicado en junio 2007 por la Revista Koeyu Latinoamericano Nº94, titulado “Fichas del Imperio” releja esta situación, con él reiteré la denuncia de la política injerencista norteamericana y el suministro de dólares para desestabilizar. Fue, muy difundido porque en la imagen se podía leer los nombres de las organizaciones financistas desde Estados Unidos: Center for Applied NonViolent Action and Strategies CANVAS/ Freedom House / Albert Einstein Institute AEI/ International Republican Institute IRI/ Department of State/ Defense Intelligence Agency DIA/ U.S. Agency for International Development USAID/ National Endowment for Democracy NED. Y las organizaciones receptoras en Venezuela: Coordinadora Democrática hoy Mesa de la Unidad/ Varias ONGs/ Súmate/ Oficina de Transición / Resistencia Civil/ Oposición Política Generalizada /Organización de Venezolanos en el Exilio ORVEX/ Periodistas de los medios impresos, digitales, radio y televisión, opositores.(2)  Consciente que no están todos los que son, se nos ocurre incluir y preguntar por el rol que juega en el financiamiento de campañas electorales la Cámara Venezolano Americana de Comercio e Industria, VENAMCHAM y la Asociación Venezolano Americana de la Amistad AVAA, ambas organizaciones profundamente vinculadas a la Embajada de EEUU y sus intereses políticos en Venezuela.


La política económica injerencista, es conocida y ha sido denunciada hasta la saciedad en Venezuela y el mundo, por la abogada Eva Golinger, quien con su equipo jurídico desde las entrañas del imperio, analiza variados documentos especialmente los “desclasificados” de la CIA, suministrados, por ley, por del propio Gobierno norteamericano, donde se establece fehacientemente la compra y el financiamiento de campañas ejecutadas por de periodistas, dueños de medios, dirigentes de grupos políticos. También se ha financiado a sociedades civiles que se escudan bajo sospechosas ONGs, que terminan siendo descubiertas como “contratistas sembrados” en los países que se quiere desestabilizar.
“Los millones de dólares siguen fluyendo –escribe Eva Golinger– desde las agencias de Washington a los grupos políticos de la oposición, una gran parte de la cual se ha invertido en su campaña electoral. El Presidente Barack Obama había solicitado un fondo especial en su presupuesto nacional este año de 5 millones de dólares para la campaña opositora en Venezuela. Ese dinero fue adicional a los más de 15 millones ya apartados para financiar grupos opositores en Venezuela a través de la USAID y sus múltiples contratistas.
El Fondo Nacional para la Democracia (NED) ha canalizado más de 1.5 millones a grupos antichavistas este año, enfocando su “ayuda” especialmente en sectores jóvenes y periodistas y medios privados. Según su último informe, una parte significativa de esos dólares fue entregada a grupos como Voto Joven, que se dedican a promover la campaña contra el Presidente Hugo Chávez dentro de la juventud. Otra gran parte de ese pote de oro fue a organizaciones como Espacio Público, dedicadas a denunciar supuestas violaciones contra la libertad de expresión en el país”.

En reciente twitter de Eva Golinger, podemos leer: “Lo que medio millón de dólares de agencias USA compra: Un joven opositor amargo y violento: Yon Goicoechea” (4)
 “Asimismo,Golingerrecordó que “Duddy” (Ex embajador de EEUU en Venezuela) fue expulsado en el 2008 de Venezuela, debido a sus actividades de injerencia, este es un personaje que ha solicitado millones de dólares para financiar grupos de la oposición en Venezuela, para contrarrestar al gobierno bolivariano antes los medios de comunicación y obtener una injerencia plena, lo peor de todo esto es que la oposición venezolana es cómplice buscando acciones violentas contra su propio país y su propia soberanía”. (3)

Haití, Honduras y Paraguay fueron las víctimas más recientes de la injerencia  de USA en Latinoamérica. En la actualidad la mano peluda del IRI Instituto Republicano Internacional,
información revelada por del Secretario de Estado Mark Feierstein, afirma que Colombia, México, Centro América y Perú están en la lista de prioridades. Además reveló abiertamente que se dedicará “cinco millones” para la “democracia en Venezuela”. Por su parte, Evo Morales denunció que su país estaba siendo espiado a través de USAID y declaró “estoy convencido que algunas ONGs, especialmente aquellas financiadas por USAID son la quinta instancia de espionaje, no solo en Bolivia, sino en toda Latinoamérica”.

Cuba ha sido el laboratorio por excelencia donde el IRI ha gastado millones de dólares para destruir la revolución cubana desde Washington. Las informaciones filtradas hablan que, de nueve millones que recibió para regalar a nueve contratistas, el IRI recibió 693.069 para enseñar su versión capitalista de “democracia” a los cubanos. Como es sabido, el gobierno norteamericano, paga el trabajo de la contrarrevolución, enmascarándolo como premios a los más destacados disidentes cubanos, encargados de enlodar a Cuba en los medios de comunicación transnacionales en manos de la derecha anticomunista del exterior. No olvidemos que el IRI es el sustento diario de organizaciones tristemente célebres como, Reporteros Sin Fronteras y People in Need, en sus acciones de propaganda anticubana.    

En resumen, Estados Unidos invierte mil millones de dólares en las operaciones “humanitarias” en Latinoamérica y el Caribe de su llamada Agencia para el Desarrollo Internacional USAID.
  
“Cada año, el Departamento de Estado reparte millones de dólares de los fondos públicos estadounidenses a la USAID, la NED, el IRI, la NDI, Freedom House, y otras organizaciones con nombres benignos y caras ocultas, para promover su agenda a nivel mundial, encubierta en la fachada de una ONG que trabaja en pro de los derechos humanos. En realidad, estas organizaciones promueven solo los intereses de la élite estadounidense y su sed insaciable para dominar al mundo.
Son decenas de millones de dólares, provenientes en gran parte del contribuyente norteamericano – sofocado por la crisis - que el IRI riega anualmente entre las organizaciones subversivas que genera, alentándolas a desestabilizar gobiernos legítimos. En nombre del desarrollo económico, de la ayuda humanitaria y de los derechos humanos.
Además de los fondos del Departamento de Estado, de la USAID, de la NED, el IRI recibe generosas contribuciones de grandes corporaciones, entre las cuales multinacionales tan famosas como las petroleras Chevron, ExxonMobil y BP, las transnacionales de las comunicaciones AT&T y Bell-South, el holding de cervecerías Anheuser-Busch (vinculado con la esposa de McCain), el gigante de la aeronáutica Lockheed Martin. Y de la proveedora de mercenarios Blackwater, alias “Xe Services LLC”, por cierto mejor conocida por sus crímenes que por la “promoción de la democracia”.(5)

Como chileno, no olvido, que el financiamiento del sangriento Golpe Militar en Chile, lo llamamos la gran “conspiración del imperialismo del dólar”. EEUU puso fin al gobierno de la Unidad Popular que era insoportable para los poderosos del gran capital. Para asegurar su lucro no se detuvieron ante nada. Se trataba de ganancias y privilegios. Por eso, quien busque los culpables de los crímenes horrorosos perpetrados en Chile, los encontrará, ante todo, en las oficinas de las grandes transnacionales y bancos de los EEUU y otros países imperialistas, especialmente en sus embajadas, donde efectivamente funcionó, “la confesa CIA”, sus servicios de inteligencia militar, los centros de propaganda y taquillas para la entrega de dólares. En estrecha alianza con la oligarquía nacional y los generales traidores que conspiraron para degollar al pueblo de la Unidad Popular (6)
Por eso siempre he dicho, que es correcto preocuparse por las bases militares norteamericanas, pero que hay que hacerlo mucho más, “con ojo vigilante” por sus embajadas, porque son el cerebro de la injerencia y desestabilización y la que entrega los recursos económicos para los golpes suaves y las invasiones.
En el próximo año se cumplirán 40 años del cruento golpe militar chileno financiado por el imperialismo, las empresas transnacionales y civiles de la derecha oligárquica, acciones como éstas, que cuentan con el repudio mundial, siguen produciéndose en el planeta, sin que las naciones y sus organismos tengan la capacidad y voluntad política para impedirlas. Me pregunto, ¿quién le pondrá finalmente el cascabel al gato?

ortizpozo@gmail.com




PARA SEGUIR LEYENDO

1.     James Petras, LA CIA Y LA GUERRA FRÍA CULTURAL,  Centro de Estudios Miguel Enrique CEME, Archivo Chile.
2.     Aníbal Ortizpozo, FICHAS DEL IMPERIO, Dibujo Político, publicado en Revista Koeyu Latinoamericano Nº 94, Venezuela.
3.     Eva Golinger, Radio del Sur, 18 setp 2012/ Aporrea - 03/09/2012
4.     Eva Golinger, Twiter de fecha 29 sept 2012
5.     Jean Guy-Allard,  EEUU, GASTA MIL MILLONES ANUALES EN OPERACIONES DE INJERENCIA/USAID-CIA, publicado en www.contrainjerencia.com
6.     Aníbal Ortizpozo, SALVADOR ALLENDE. CIEN AÑOS, TODOS LOS SUEÑOS, Ministerio del Poder Popular para la Comunicación y la Información MINCI, Junio 2008, Venezuela.


30 ago. 2012

LA MANOSEADA ENTELEQUIA AQUELLA, DEL COMPROMISO.


Enrolamiento Político de Intelectuales y Artistas. ¿Cuándo? ¿Con quién? ¿Para qué?

Aníbal Ortizpozo
“si un artista revolucionario habla sólo lo racional,
 es que le falta algo de artista
 y si habla sólo lo irracional,
 es que le falta algo de revolucionario”.

Roberto Matta E.


Los fuertes vientos de cambio que soplan en Suramérica, son los que le han dado beligerancia, presencia a aquella vieja controversia, que al igual que ayer, sus enfoques se entrelazan y enturbian con diversos factores, como la independencia del artista, el llamado arte comprometido, el dirigismo estatal, el arte oficial, la formación profesional del artista y sus vicios autoritarios de los status de el maestro y los discipulitos, la alquimia laboral, cómo sostenerse en lo económico para vivir y crear, la autodefinición como trabajador del arte y cultura, el enfrentamiento al mercado, la crítica de arte y la carencia de previsión social de los artistas.
La inclusión de estos factores se ha prestado a brillantes polémicas, pero también a grandes tergiversaciones, producto de la pugnacidad de intereses políticos-económicos encontrados. Sé que es un viejo tema con el cual hemos tropezado mil veces, que no por viejo deja de tener vigencia, porque el divorcio entre arte y sociedad ha sido permanente.

Creación especial del artista Edmundo Vargas para este ensayo.
Este estelar debate del último tercio del siglo pasado, vigente hoy, “el compromiso social del artista”, al cual agregaría el esquivo compromiso de la seguridad social por parte de los Gobiernos, Estados e instituciones con sus creadores. También respetar y hacer realidad el derecho humano que tienen de expresarse a través del arte, así como el de los ciudadanos a disfrutar de sus obras. Tema al cual me referí brevemente hace algunos años en un pequeño ensayo: “Conciencia ética e imaginación política. ¿Qué pasa en Latinoamérica con nuestros intelectuales y artistas?”(1), aporte al debate necesario que cada día debemos sostener los intelectuales y artistas, en la perspectiva de los cambios sociales revolucionarios que se están produciendo en nuestra patria grande.

Como creador, me inquietan y me siguen inquietando pensamientos que me habitan por años, como una fuerza interior de hombre suramericano, dispuesto a explicarse la vida, su sentido, si hay sentidos aún. Revelar sus misterios, ver qué hay debajo de una piedra, destapar ollas, hacer visible lo que se invisibiliza, especialmente cuando está hecho a propósito y con mala intención contra humildes y desposeídos de la tierra.

La porfiada memoria. Enfrentados como estábamos, años 60/70, por una parte los considerados “artistas comprometidos” y por otra, los llamados “del arte por el arte” a quienes no les interesaba para nada nuestra posición, porque para ellos, lo nuestro era de “comunistas” dogmáticos y subversivos, mientras ellos haciendo gala de su individualismo trabajaban -legítimamente- para las galerías comerciales de los mercados del arte, confirmando lo escrito por Mariátegui: “La burguesía quiere del artista un arte que corteje y adule su gusto mediocre. Quiere, en todo caso, un arte consagrado por sus peritos y tasadores. La obra de arte no tiene, en el mercado burgués, un valor intrínseco sino un valor fiduciario. Los artistas más puros no son casi nunca los mejor cotizados. El éxito de un pintor depende, más o menos, de las mismas condiciones que el éxito de un negocio. Su pintura necesita uno o varios empresarios que la administren diestra y sagazmente. El renombre se fabrica a base de publicidad.(2)

La verdad, es que yo me consideraba en esos tiempos y me considero aún, un creador que abogo por una expresión artística libre sin dirigismo de ningún tipo y al mismo tiempo responsable con su ecosistema, comunidad y la vida toda en el planeta.  Nunca he creído en la crítica de arte, manipuladora máxima de los reconocimientos y premios, que funcionan como propaganda curricular competitiva para la configuración de élites impuestas desde el mercado del arte.
Es sabido que los artistas buscamos por todos los medios mostrar nuestras obras. La venta de alguna de ellas, será siempre como sacarse la lotería, a menos que se disponga de una maquinaria comercial eficiente, el escritor -y esto es igualmente aplicable al artista- ha de ganar dinero para poder vivir y trabajar, pero de ninguna manera ha de vivir y trabajar para ganar dinero…" decía ya el joven Marx y añadía que la actividad literaria -y la artística- ha de tener una finalidad en sí misma, y que la primera condición para la libertad de creación ha de consistir evidentemente en no convertirla en medio de existencia” escribe Antoni Tàpies. (3)

Estoy convencido que nuestra obra debe estar estrechamente ligada con la ideología de las fuerzas revolucionarias existentes. En nuestros países dependientes, los intelectuales y artistas que creemos en un cambio social por la vía pacífica, debemos ser profundamente autocríticos; combatir primero a los enemigos que habitan en el interior de cada uno de nosotros: el individualismo, la auto conmiseración, la falsa modestia; luego, desechar los instrumentos y métodos desgastados del capitalismo, comprender el por qué de las dificultades de estos periodos de transición al socialismo y lo negativo de la aplicación de políticas culturales del entretenimiento masivo al estilo del show bussines. 

En relación al discurso público de los dirigentes en el poder y los tiempos que dura una transición, el escritor Julio Cortázar afirmó: “rechazo toda postergación de la plenitud humana en aras de una hipotética consolidación a largo plazo de las estructuras revolucionarias. Mi humanismo es socialista, lo que para mí significa que es el grado más alto, por universal, del humanismo; si no acepto la alienación que necesita mantener el capitalismo para alcanzar sus fines, mucho menos acepto la alienación que se deriva de la obediencia a los aparatos burocráticos de cualquier sistema, por revolucionario que pretenda ser”. Y sobre su militancia política Julio Cortázar escribe un concepto que como refugiado político comparto: “Cuando se me reprocha mi falta de militancia política con respecto a la Argentina, por ejemplo, lo único que podría contestar es, primero, que no soy un militante político y, segundo, que mi compromiso personal e intelectual rebasa nacionalidades y patriotismos para servir la causa latinoamericana allí donde pueda ser más útil.” (4)

Aquí Julio toca el tema de los artistas refugiados, exiliados, extensivo a emigrantes, enviándoles un contundente mensaje a las alianzas estratégicas con el capital privado, a los críticos nacionalistas y xenófobos cuando afirma que los exiliados no somos ni mártires, ni prófugos, ni traidores y que sean quienes conocen nuestras obras, quienes deben opinar.
La primera práctica de un arte fuertemente comprometido en lo social con una revolución en el poder, fue cuestionada, antes de 1967, entre otros, por un revolucionario Ernesto Guevara cuando se preguntaba en relación al realismo socialista soviético, “pero, ¿por qué pretender buscar en las formas congeladas del realismo socialista la única receta válida? No se puede oponer al realismo socialista ‘la libertad’, porque ésta no existe todavía, no existirá hasta el completo desarrollo de la sociedad nueva; pero no se pretenda condenar a todas las formas de arte posteriores a la primera mitad del siglo XIX desde el trono pontificio del realismo a ultranza, pues se caería en un error proudhoniano de retorno al pasado, poniéndole camisa de fuerza a la expresión artística del hombre que nace y se construye hoy.” (5)
Esa experiencia, la del realismo socialista soviético, que los creadores rechazamos en su tiempo, nos alertó, pero, aunque usted no lo crea, permanece silente, como un fantasma amenazante en ciertos dirigentes políticos obcecados.

Muchos de nosotros crecimos y cargamos de sentido nuestras vidas a partir de Marx, de la mano de Mariátegui, el Che y Allende, rechazando en las calles y desde nuestros talleres la sangrienta e injusta realidad suramericana. Consecuentemente realizamos nuestro trabajo creador, con una orientación crítica testimonial, no obstante la derecha, y no podría ser de otro modo, descalificó nuestra obra como “panfletos comunistas”, y la izquierda idiota, sectaria, también cuestionó nuestra obra, porque no obedecía a sus líneas partidistas.

De todas mis lecturas y relecturas recuerdo muy especialmente el libro: “Clave para Matta”. Un extraordinario diálogo de compañeros artistas a quienes conocí personalmente, el escritor cubano Lisandro Otero y Roberto Matta, chileno, uno de los más grandes pensadores y creadores de la plástica  universal. Una de las preguntas que Lisandro le hace a Matta y que tiene que ver específicamente con nuestro tema: “¿Crees en el compromiso social del artista?”, tuvo una respuesta que resultó sorprendente: “Nunca he creído en l’engagement, nunca he querido el compromiso político. He creído más bien en una poética de las revoluciones. Creo que el comprometido tiene algo de recluta. Para que el aporte del artista sea válido, no puede hacerse en condiciones de recluta. Se necesita una integración total, voluntaria, sin que el deber entre a considerarse, sino el ser. Es el ser revolucionario el que cuenta. Hay más vitalidad si uno inventa otro humanismo que si uno aplica el humanismo conocido”. (6)

Para quienes no conocen al artista, su obra pictórica y pensamiento político-filosófico, es necesario destacar que Roberto Matta, chileno (1911-1991+), ha sido públicamente, uno de los artistas latinoamericanos consagrados, más comprometidos con las luchas revolucionarias antiimperialistas y anticolonialistas de Cuba, Argelia, Angola y Chile entre muchas otras.
Su respuesta, que comparto, apunta al problema principal del llamado “compromiso social del artista” que es la imposición dogmática y exigencia perentoria a comprometerse con estructuras  ideológicas y prácticas políticas impuestas desde el poder, de lo que no se puede disentir, a riesgo de ser expulsado del partido u organización a la cual se pertenece. Quienes crean en  compromisos como éste, estarían estableciendo una práctica donde al artista no se le permite ninguna espontaneidad, sino él y su obra estarían sometidos a las instrucciones, disposiciones, administración, control e inspección de las autoridades competentes. Resulta inaudito que en la actualidad aún existan en Latinoamérica dirigentes políticos que se autoproclaman de izquierda, socialistas y revolucionarios, que mantengan la tendencia a establecer y repetir, que el arte debe ser popular y su prioridad es satisfacer la revolución, servir a las masas, a como dé lugar.
El dilema surge, cuando el artista revolucionario, incluso militante, se manifiesta en contra de determinados aspectos, que son urgentes de revisar y rectificar dentro de un proceso de cambios. Para el partido, lo doctrinariamente correcto, es que el artista escriba, pinte o componga obras que alaben o realcen la causa, o de lo contrario es calificado como un reaccionario decadente, contrarrevolucionario.

“El nuevo arte no nace de las doctrinas, sino de las obras -afirma Fischer- nada se adelanta en el terreno de la estética con recetas de cocina. Se coge al hombre sencillo. Se le echan unas dosis de heroísmo positivo, mezcladas con resoluciones del Congreso del Partido -optimismo, carácter nacional y parcialidad-. La masa que resulta de todo esto es densa y espesa, y ni siquiera la levadura del talento logra hacerla subir.” (7)

Naturalmente, no cabe duda que ha existido, existe y es visible el llamado “arte comprometido”, en el trabajo creativo de una multitud de artistas en el mundo. Sólo que ese compromiso, como pudiera pensarse, no ha nacido de la militancia política, enrolamiento o imposición. Intelectuales y artistas hemos hecho y hacemos nuestra guerrilla cultural artística desde hace muchísimo tiempo, con recursos propios y comunitarios, con todas las manifestaciones, lenguajes y técnicas artísticas a nuestro alcance; desde la literatura, música, teatro, plástica, cine, fotografía, grafitis, humor gráfico, performances, multimedia y arte digital, especialmente contra toda forma de opresión y violación a los DDHH, el imperialismo yanqui y sus transnacionales depredadoras.
Grandes obras del llamado “arte comprometido” están presentes en la Historia Universal de las Artes Plásticas y se pueden apreciar directamente en museos e instituciones, como el Guernica de Picasso, o Los Tres de Mayo de Goya, La edad de la ira de Guayasamín, las obras de Diego Rivera, Siqueiros, Orozco en los murales sobre la revolución mexicana. El mural de Matta en La Granja Santiago Chile, la obra de Portinari en Brasil, Carpani en Argentina. Obras de músicos cineastas, dramaturgos y poetas como Neruda, Vallejo, M. Hernández, Mistral, García Lorca, “Chino” Valera Mora, Ludovico Silva -pensador marxista y poeta venezolano-, miles de creadores, imposible de nombrar a todos. Esas obras nacen cuando el artista se solidariza y asume como propios los temas de los movimientos sociales que lo conmueven, porque ellos afectan a toda la humanidad; hay obras contra la represión y brutalidad policial, la desertificación, la violencia de género, las guerras y el armamentismo, por ejemplo. También las hay contra la burocracia, la corrupción, la mentira mediática y la injerencia de las grandes potencias.

Siempre nos estamos interrogando: ¿Cuáles son las claves y las puertas que un artista dispone para que, con su conciencia social o individual, pueda descifrar la realidad?
El creador, sin proponérselo, le ha devuelto a la voz “realismo” su verdadero significado a través de una representación simbólica. En otras palabras, las imágenes visuales de una misma realidad, interpretada por varios artistas, nunca serán una copia de esa realidad, ni aunque sea vista a través del lente fotográfico. Los creadores no nos quedamos con una realidad transformada solo en arte visual, sobre la premisa del saber artístico y científico que nos conduce al uso de la razón como lo absoluto. “Ciencia y arte son formas muy diferentes de dominar la realidad, -afirma Ernest Fischer-  y cualquier comparación simple induciría a errores, sin embargo es innegable que el arte descubre nuevos campos de la realidad, que hace visible lo que hasta ahora entonces estuvo oculto, hace perceptible lo que hasta entonces nunca había sido oído”.

En relación al esquematismo de la crítica y crónica de arte que despolitiza y orienta sólo en el sentido estético al espectador, Honor Arundel afirma: “El esquematismo es enemigo del arte. El arte verdadero nunca ha sido la simple formulación “artística” de conclusiones científicas definidas, ni de ideas filosóficas o políticas, aunque proporcione un conocimiento de la realidad y presente un determinado matiz ideológico, la imagen artística no sólo refleja la realidad, también contiene una u otra evaluación de ella, algo que afirma o rechaza. En dicha evaluación se manifiestan el sentido ideológico y el contenido de la imagen artística.” (8)

Cuando el artista libera su imaginación creadora, se proyecta al futuro; ello le obliga a enfrentar una sociedad ambivalente -a medio construir- en forma crítica. Su adhesión a los principios y valores de la sociedad socialista que sueña, le impide elogiar aquello que estando en plena transición, contradice dichos principios. Es natural que los creadores insistan en que su producción artística sea la ratificación de su ideología socialista, no cabe la autocensura del “no es conveniente por ahora”, e insisten que al campo del arte y la cultura no ha llegado, ni un ápice la revolución. Los artistas e intelectuales socialistas, estamos convencidos de las enormes posibilidades del socialismo, en cualquiera de sus etapas, de transición y construcción, o en el poder.  Sentimos tristeza e indignación cuando no se aprovechan estas posibilidades, cuando la marcha hacia una conciencia ética, liberación plena, justicia social, chocan contra la rutina burocrática, arbitrariedad y carencia de formación política de los funcionarios que diseñan los lineamientos culturales y artísticos estatales, que continúan dependientes y atrapados en viejas normas provenientes de la estructura capitalista pre-existente.

Caracas, Venezuela, 2012

PARA SEGUIR LEYENDO.
1. Aníbal Ortizpozo. CONCIENCIA ÉTICA E IMAGINACIÓN POLÍTICA. Ensayo. Blog Del grito a la palabra.
2. José Carlos Mariátegui. EL ARTISTA Y LA ÉPOCA. Editora Amauta. Lima, Perú.
3. Antoni Tàpies. LA PRÁCTICA DEL ARTE. Editorial Ariel. Barcelona.
4.  Rita Gilbert.  7 VOCES. JULIO CORTÁZAR. París
5. Ernesto Guevara. EL SOCIALISMO Y EL HOMBRE. Ediciones Corma. Santiago Chile.
6. Lisandro Otero. CLAVE PARA MATTA. Edit. Letras Cubanas. La Habana.
7. Ernst Fischer.  EL ARTISTA Y SU ÉPOCA (Zeitgeist und Literatur) Editorial Fundamentos. Madrid.
8. Honor Arundel. LA LIBERTAD EN EL ARTE. Edit. Grijalbo. Col 70. México

ortizpozo@gmail.com

21 jul. 2012

OSCURO CABALLERO CON OREJAS DE MURCIÉLAGO


Violencia sin sentido: Esta vez en un cine y al amanecer.


En toda sociedad enferma, como la estadounidense, “la vida no vale nada”, como dice la popular canción mexicana, las muertes que en los espectáculos que nos ofrece la industria cultural del entretenimiento masivo en imágenes del cine, televisión, Internet y Nintendo, son de tal realismo, que en ocasiones, su impacto visual es tan convincente que nos hace confundir lo virtual con lo real.
Hoy de madrugada el mismo caballero negro con orejas de murciélago, que estaba en la pantalla, se ha corporizado y está simultáneamente parado en el escenario, en medio de un humo real, que se integra a los efectos especiales y sonido de la película que se estrena: "The Dark Knight Rises", él ha empezado a disparar contra el público asistente al estreno de la última saga de Batman, carga una máscara antigases, en medio de gritos y quejidos de dolor, caen más de 50 personas heridas, 12 mueren, se asiste a una especie reality show especial para un estreno de amanecida, lamentablemente lo rojo que invadió el piso del cine, no era salsa de tomate, sino sangre verdadera.

“Es viernes julio 20, a escasas cuadras de Instituto Columbine, se produjo una  masacre perpetrada en un cine de la ciudad de Aurora del Estado de Colorado en Estados Unidos, presuntamente por un joven de 24 años James Holmes el cual aprovechando la algarabía que acompaña el estreno de la película en una función de medianoche, en la que los asistentes se han disfrazado de sus personajes favoritos en un auténtico carnaval de fans, James se coló entre los disfrazados pero iba bien armado…”, así empezaron los noticieros a narrar el suceso una y otra vez.
En verdad ya no están resultando una sorpresa estas masacres, por lo repetitivas. Investigadas y denunciadas magistralmente por Michael Moore en su documental Bowling for Columbine,  donde se develaba la venta ilegal de armas y municiones a adolescentes y desenmascaraba el triste papel de Charlton Heston presidente, en ese entonces,  de la RNA Asociación Nacional del Rifle1. Hoy, Mitt Romney candidato presidencial republicano, al igual que Heston, es firme defensor de la Segunda Enmienda de la Constitución, que reafirma el derecho a poseer armas de fuego por la ciudadanía.

 La afirmación que el porte de armas es para la propia defensa, no nos salva. Toda persona aunque de apariencia tranquila, una vez armada es otra. Se transforma en un ser poderoso, dueño de la vida de los demás y bajo un estado de cólera, o por efectos del alcohol o droga, es un asesino potencial.

Por otra parte las declaraciones de la policía de Colorado, indignan por su cinismo, en una entrevista televisiva un jefe policial, que se hizo presente en el lugar de la matanza, expresó que no podía entender, cómo pudieron llegar esas armas a las manos del supuesto asesino, estamos hablando de dos pistolas, una escopeta Remington 870, y un rifle Smith and Wesson tipo AR-15, y los explosivos que cargaba en su automóvil  y albergaba en su departamento.
En el mundo, los ciudadanos comunes  se están, preguntando, ¿cómo esa sociedad permite que cualquier ciudadano desquiciado o no, se arme hasta los dientes y comience a matar gente, con toda tranquilidad en cualquier lugar y a cualquiera hora?

Tal vez podríamos refrescarle la memoria, a algunos, que de pronto la perdieron  o están mintiendo. Para empezar, lo que favorece esta violencia armada sin sentido, es que en EEUU hay más de 300 millones de armas de fuego en posesión de los ciudadanos y los tímidos debates que se dan sobre esa disponibilidad o el control y regulaciones, sólo se activan, después de cada masacre, para olvidarlo hasta la próxima. Son nada menos, cerca de 60 millones de personas que poseen un arsenal combinado de más de 200 millones de armas, lamentablemente, al respecto no hay cifras oficiales que lo quieran confirmar.2

 La administración Norteamericana, sabe que tiene  62.000 armas perdidas y un aumento de la venta ilegal de ellas en la frontera con México. Según el Centro de Políticas para Prevenir la Violencia entre el 2000 y el 2008, murieron en EEUU 272.590 personas por armas de fuego, algo así como 30.288 personas por año.3

 “Todo hacía suponer que  a raíz de estas reiteradas agresiones armadas entre civiles, se podía legislar con mayor severidad, para la tenencia de armas y municiones por parte de la población civil norteamericana y como es sabido algún tiempo después y en nombre de la libertad, el Congreso Norteamericano determinó que todo ciudadano norteamericano es libre para portar armas si así él lo desea. Y yo agregaría, libre para asesinar a quien y cuantos quiera. Así fue como en abril del 2007, se produjo la peor matanza en el Instituto Politécnico y Universidad estatal de Virginia  EEUU cuando un joven de 23 años Cho Seung-Hui, surcoreano educado en USA, asesinó a 32 personas, suicidándose después.”4

Hoy se suman 12 muertos y más de 69 heridos, los de  Aurora, en Denver, Colorado, creemos que el Gobierno Federal de EEUU debe imponer regulaciones para el control de armas en su territorio. Así como hay leyes que regulan las tenencias de armas en manos de la población civil, es urgente y necesario además terminar con el  comercio, tráfico y venta ilegal de armas de fuego de  los llamados “perros de la guerra”  que abastecen a quien  las solicite, tenga o no permiso para cargarlas.

Caracas, 20 de julio de 2012
ortizpozo@gmail.com

Para seguir leyendo:
1 Michael Moore. BOWLING FOR COLUMBINE. Cine documental, 2002
2 www. elmundo.es. ETERNO DEBATE
4 Aníbal Ortizpozo. LA PAZ ES UN MAL NEGOCIO. 2011

5 jul. 2012

LO PERVERSO Y OBSCENO DEL PODER

Insoportables Abusos del Poder Político Económico y Militar Mundial

Aníbal Ortizpozo 


“Me arranco las visiones y me arranco los ojos cada día que pasa.
 No quiero ver ¡no puedo! ver morir a los hombres cada día.
 Prefiero ser de piedra, estar oscuro,
 a soportar el asco de ablandarme por dentro y sonreír
 a diestra y siniestra con tal de prosperar en mi negocio.”

Estrofa del poema
”Contra la muerte” de Gonzalo Rojas


A dos años del inicio de segunda década del siglo XXI, en curso, cuando la humanidad se conmueve e indigna con sombríos acontecimientos, que si bien es cierto, no son nada nuevo, lo parecen, porque mutan y se recomponen para permanecer en nuestras vidas. Qué es lo que hay, qué es lo que tenemos, qué permanece en nuestra humanidad, qué nos repugna e indigna: Ataques terroristas con explosivos a civiles. Injerencias para desestabilizar naciones e invadirlas legalmente. Mercenarios o contratistas para hacer el trabajo sucio de la tortura, violación y muerte. Armamentismo nuclear y tradicional, como el gran negocio de los perros de la guerra, hoy  también soporte de las economías en crisis. Bombardeos de la Otan a las propias naciones, miembros de la ONU, que debía proteger. Pandemias inducidas como negocio y armas de guerra bacteriológica. Poderosas mafias de narcotraficantes, que asimilan a las policías y ponen en jaque a gobiernos. Falsas crisis económicas bancarias y empresariales. Dictadura de los medios de comunicación empresarial y sus mentiras mediáticas desestabilizadoras. Muros fronterizos que separan la vida de la muerte. Vivir asqueados con la contaminación de la tierra, el aire y las aguas con basura tóxica industrial, de desechos químicos. Invasiones reales, preventivas y encubiertas en curso, sin que se pueda hacer nada para detenerlas. Absoluta impunidad por ausencia de justicia en los ya demasiados crímenes de lesa humanidad, perpetrados por el poder político y militar de las llamadas grandes potencias. 
Las denuncias en los encuentros y foros mundiales sociales más progresistas, o de izquierda, han quedado reducidos a una inocua y solitaria caja de lamentos que el tiempo silencia.


Nuestro planeta Tierra cruje, se recalienta y reacomoda ante las agresiones contaminantes que se le infringen desde los sistemas mundiales de producción industrial y agrícola transgénica “monsántica”. Mientras nosotros, los humanos al parecer no tenemos la fuerza, ni la agresividad necesaria para proteger a la “Pachamama” (Madre Tierra), ni siquiera a nosotros mismos. Tampoco, existe en las organizaciones gubernamentales y sus “cumbres” periódicas, la voluntad política para cumplir los protocolos y acuerdos, los que se solapan y traspapelan subordinados a la actividad empresarial gubernamental e intereses económicos transnacionales de un perverso capitalismo en crisis, que, no tiene dinero para programas sociales de los pueblos acosados por el hambre y pandemias, pero sí tiene para la compra, producción de armas y subsidios a la banca empresarial especuladora.


Armamentismo y violencia permanecen en nuestras vidas en todos los niveles sociales, la lucrativa industria bélica es parte importante de las economías de las naciones desarrolladas. Abarca desde la poderosa industria nuclear, las armas de destrucción masiva, químicas, bacteriológicas, hasta las armas del hampa común y mafias que enfrentan hoy exitosamente a ejércitos nacionales, como sucede en el territorio mexicano.
Vivimos asqueados de la violencia generalizada presente en nuestras vidas, conocemos  sus raíces y somos víctimas de sus secuelas. Sus prácticas difusas sin control, son públicas, son la noticia de la crónica roja en la prensa amarillista, donde lo obsceno es lo repugnante que se exhibe, que se muestra. La  violencia es un suceso público que vende y entretiene, va desde violencia de género y femicidios, las masacres de niños y jóvenes en las escuelas norteamericanas, los múltiples asesinatos por homofobia, racismo, los secuestros y robos a mano armada.


Existen profundas raíces de la violencia cotidiana que provienen de las prácticas del terrorismo de Estado con sus paramilitares y contratistas, que crearon unos, el horroroso espectáculo de exhibir a los que asesinaron con sus lenguas como corbata (Colombia), otros de fotografiarse, burlándose mientras se orinaban sobre un grupo de cadáveres (Afganistán). Las mafias de narcotraficantes y hampa común viven impunemente en nuestro hábitat como cualquier hijo de vecino protegidos y asociados a cínicos y corruptos funcionarios de la administración pública o a exitosos empresarios privados. 
En Latinoamérica todo esto nos asquea y hace nuestras vidas insoportables, muy en especial la difundida práctica del sicariato, negocio de la muerte por encargo, presente en las acciones sangrientas y contractuales de patrones contra líderes obreros; de latifundistas contra campesinos e indígenas quienes son los dueños legítimos de las tierras que se les ha despojado.
La violencia real y virtual del cine, televisión, internet, especialmente de los video-juegos y juguetes de la industria cultural masiva del entretenimiento, se entrelazan y confunden, han funcionado como una escuela primaria del delito, siempre a favor de un consumismo feroz y el mantenimiento del injusto sistema capitalista.


Nos da asco, el inhumano poder económico y bélico de las grandes potencias, actuando como imperios de la antigüedad, continúan haciéndose presente en nuestras naciones, con su poder de exterminio, para consolidar sus neo-colonias, hacernos dependientes, robar nuestros recursos naturales, sin respetar la autodeterminación de los pueblos, ni la soberanía expresa en nuestras constituciones. La injerencia de las naciones poderosas hoy toma múltiples formas, enmascarándose torpemente para intervenir, ya no son invasiones directas tradicionalmente armadas, tipo Irak, Afganistán, son las  guerras de cuarta generación o injerencia solapada, las de los golpes suaves, la manito blanca OTPOR, las operaciones encubiertas tipo Kosovo/Serbia y otras, donde insurgen personas desconocidas armadas, preparadas por los más despiadados contratistas de la CIA y Al Qaeda, ciudadanos o haciéndose pasar por ciudadanos de las naciones a desestabilizar e invadir, quienes son dotados de modernas armas, aviones no tripulados para bombardear, con apoyo de una alta tecnología, inimaginable, GPS, Twiter, telefonía celular, para crear imágenes virtuales de plazas verdes tomadas como sucedió en Libia, donde perversamente, contraviniendo las elementales normas humanitarias para los prisioneros de guerra, capturaron a Gaddafi y su hijo vivo para asesinarlo posteriormente.
Perverso y obsceno fueron los dos atentados con explosivos a desprevenidos civiles, mujeres, niños, que en la mañana del 10 de mayo de este año, viajaban esperanzados a la escuela, al trabajo en Damasco, Siria. Los terroristas, son una vez más héroes libertarios, que cuentan con el apoyo encubierto de la OTAN para masacrar a civiles.
Obscenas son también las amenazas de invasiones preventivas a Irán, Pakistán, Corea del Norte, Venezuela, o el sostenido terrorismo de Estado con sus falsos positivos, leyes patriotas antiterroristas que aún asesina y mantiene a presos, torturados, sin un juicio justo, en Abu Ghraib, Bagram, Guantánamo o cualquier base militar, embajadas o portaviones US Army.


El repugnante rostro intercambiable de la injerencia en Latinoamérica es la desestabilización de las naciones y derrocamiento de sus gobiernos, creando al interior de ellas, ONGs mercenarias, provistas de generosos aportes económicos, alianzas con los grupos de poder económico, opositores y militares golpistas ideológicamente afines a la política norteamericana, ”una especie de guerra civil, donde pequeños y heróicos grupos luchan por su libertad en contra de un tirano asesino, que quiere instaurar el comunismo”, que en Chile (1973) les resultó exitoso con el apoyo de la oligarquía y los militares fascistas; en Venezuela (2002), el golpe que no les resultó, porque el pueblo y los militares liberaron y repusieron al Presidente en su cargo; en Haití (2004), la desestabilización armada los llevó hasta el secuestro de su Presidente y que, para protegerlo, para luego ocupar el país con sus marines; en Honduras (2009) con argumentos legales respaldados por la Corte Suprema y el Congreso, con apoyo de militares se expulsó al Presidente en ejercicio; en Ecuador (2010) con una protesta por mejora salarial de policías y secuestro temporal del Presidente; en Bolivia (2008), alentando el separatismo de una de sus provincias, en complicidad con el gobernador-empresario de Santa Cruz, y posterior huelga de policías; recientemente en Paraguay (2012), esta vez la intervención tomó la forma de golpe parlamentario para destituir a su Presidente. 
La injerencia funciona apoyada en el perverso poder de la dictadura mediática donde la mentira, el rumor, el insulto y la descalificación de las autoridades legítima y democráticamente elegidas, se repiten con frecuencia, al estilo de la vergonzosa mentira de EEUU sobre posesión armas de destrucción masiva para invadir Irak, lograr que se ahorcara a su Presidente y apropiarse de su petróleo a costo de miles de vidas humanas, destrucción y saqueo de obras de las antiguas culturas Sumeria y Mesopotámica, incunables patrimonios de la humanidad. 
Los medios de comunicación en manos de la oligarquía criolla y transnacional de la información, continúan noche y día difundiendo mentiras y medias verdades con pautas, libretos o guiones “Made in USA” originados en los laboratorios de guerra sucia.


El ¿qué hacer?, ¿qué cambiar?, ¿qué crear? son las preguntas a las que debemos darle respuestas, empecemos reconociendo que todo cambio revolucionario, requiere de un desaprendizaje y desalienación de todos nosotros, hombres y mujeres, nacidos y criados en salvajes sociedades de consumo, donde los valores humanos obedecen a una profunda mercantilización de toda la vida social. Por lo tanto “ellos”, los cambios, deben iniciarse primero al interior de nosotros mismos.


Reflexiones como ésta, sólo son una alerta a la imaginación política; un ejercicio ético de inconformidad y resistencia a estas sociedades conservadoras, de silencios cómplices, que vivimos.
Apoyemos toda práctica cultural comunicacional, que nos obligue a pensar, que provoquen una toma de conciencia propulsora de acciones, sobre aquello que debemos cambiar y lo que debe permanecer, para crear humanidad. 
Entonces, creemos humanidad, otra humanidad, asumamos todos los días el oficio de humanizadores.


Turumo, 4 al 5 de Julio, 2012


ortizpozo@gmail.com

27 may. 2012

PRÁCTICAS ELECTORALES: LA IMPARCIALIDAD COMO MITO

El“fraude” es el lobo, como una amenaza constante.
Aníbal Ortizpozo
“yo voto, tú votas, él se abstiene,
nosotros no tenemos ni voz ni voto,
vosotros cometéis fraude
ellos saltan la talanquera” OP

Las constituciones de nuestras naciones, aprobadas por la mayoría de sus ciudadanos, ordenan a través de una legislación precisa, quiénes deben ser las autoridades encargadas de velar por el cumplimiento de la Ley Electoral. Generalmente es un Consejo Supremo Electoral que actúa como poder independiente, además norma dirige y supervisa, cómo debe realizarse el proceso y cuáles son las penalizaciones ante posibles irregularidades.

Pero lo que no se ha considerado, es que las personas encargadas de realizar el proceso: presidentes de mesas, miembros y testigos, policías o militares armados, encargados de la seguridad en el Centro de Votación o fuera de él, observadores nacionales y extranjeros etc.…todos tienen en su corazoncito, preferencia por un candidato y que en la medida que puedan, harán en forma encubierta todo lo que esté a su alcance para favorecerlo y lograr su elección. Lo paradojal es que aún sabiéndolo, los convocamos y conminamos a que actúen el papel de árbitros imparciales y al finalizar los comicios exclamamos sorprendidos “¡Oh …¿cómo pudo suceder?…” ante actos comprobados de cohecho durante el proceso electoral.

Las buenas y las malas palabras en la política electoral de hace 50 años, siempre están vigentes, han sido altamente satirizadas como la tradicional jaladera de mecate de los candidatos, que se sigue haciendo casa por casa, abrazando y besando viejitas. Las palabras golpistas y golpismo lo afirma con humor Ángel Rosemblat, “el golpe es la más vieja tradición, el venezolano baila el golpe, silba un golpe y se encuentra con la novia a golpe de seis. De todos los golpes el más pesado es el Golpe de Estado y por más malos que hayan sido los golpistas del joropo, eran bastante menos temibles que los golpistas de hoy”.

Las palabras permanecen junto a la práctica política, según Rosemblat, en uno de sus libros : “…en el año 1958 todo el mundo (en Venezuela) habla de una “candidatura extra-partido”, la expresión es realmente insólita, aunque anuncia una aspiración muy clara, un candidato a la Presidencia de la República que esté fuera de los partidos, que no pertenezca a ninguno de ellos, gran aspiración aunque parece difícil de lograr” y continúa refiriéndose a términos de uso electoral de ese tiempo, como “planchas prioritarias” en vez de “ listas de candidatos”. Al respecto escribe, “se cuenta de un horrible percance de una señora que, en un vuelo internacional, empezó a gritar despavorida que se había tragado la plancha y los otros pasajeros que solo conocían la de alizar la ropa, la miraban con ansiosa incredulidad. Ojalá nuestras planchas electorales no se parezcan en nada a esa dos planchas de nuestra venerable tradición lingüística.”

Las malas palabras, usadas en los períodos electorales más recientes, corresponden a invenciones, sobrenombres generalmente descalificadores que pasan a formar parte del “argot político popular venezolano” y se usan a modo de insulto descalificador agresivo: demócrata oportunista, demagogo, panfleto, mentiroso mayor, tierrúo, pobre tipo, golpista, escuálido, gobiernero, majunche, familiocrático, oficialista, esbirro, rojorojito, pitiyanqui, palangrista, peculador, burócrata, pesetero, etc. Por ello la sátira popular afirma que“a un militar en guerra, sólo lo supera un político en campaña”.

Algunas palabras de uso corriente en la historia de las contiendas electorales.

FRAUDE, FRAUDE Y FRAUDE
Si en un Centro de Votación algunos de los miembros de mesa, tienen una preferencia común por algún candidato, estarán bajo sospecha de fraude por parte de testigos y delegados de mesa, pertenecientes a la corriente política opuesta a ellos y entonces…la guerra comienza y por arte de magia surgen, las impugnaciones al grito de fraude,… fraude y…¡¡¡¡fraudeeee!!!!, es más, afirmar hoy que habrá fraude electoral en las elecciones presidenciales, es parte de una estrategia política. En Venezuela los futurólogos políticos, adivinos a sueldo, estudiosos consultores, pronostican el fraude y sobre todo lo difunden profusamente en sus medios de comunicación con meses de anticipación para descalificar… y los más fascistas para que no haya elecciones y buscar otras vías de acceso al poder.

VOTO CASTIGO, VOTO A GANADOR Y SALTO DE TALANQUERA
Clasificando el voto en sí mismo y la intención del voto, en la práctica habría variados tipos de votos a saber: el voto directo, indirecto, voto de censura, de confianza. Paralelo a ellos han surgido entre otros, el voto cautivo, el voto castigo y el voto a ganador. El éxito de éstos dos últimos, hicieron en una ocasión afirmar aun reconocido politólogo alemán, que Venezuela era el país con mayor madurez política del continente. Aunque etéreos, de ningún modo mensurables, estos votos, de castigo y a ganador, consisten en que el votante, no vota por el candidato de su propio partido, sino por cualquier otro candidato. Lo que supone la frecuente práctica del llamado salto de talanquera, en otras palabras pasarse al bando opuesto.

ACTA MATA VOTO
Desde que en nuestras nacientes patrias, los conquistadores, dictadores y caudillos militares, fueron extinguiéndose como los dinosaurios, surgieron mediante movilizaciones ciudadanas las actas de independencia, plebiscitos y consultas públicas (como el “¿quieren que siga gobernando?” de Vicente Emparan, en Caracas el 19 de abril de 1810) y con ello se dio paso a los procesos electorales llamados democráticos, que se pusieron en práctica, con incipientes normativas, permeables a la tramposería, como la exitosa acta mata voto en Venezuela, que era todo un artilugio. Según cuentan los testigos que lo practicaron (no me consta que sea cierto), las personas designadas para realizar el fraude, debían con bastante antelación dejarse crecer una o dos uñas del dedo anular o meñique, lo suficiente largas, para que ocultara un pequeño trozo de mina de lápiz, con la cual altearían datos o efectuarían tachaduras, que se transformarían en la causa de anulación de una acta con listados de varios votantes.

ABSTENCIONISMO O AUSENTISMO
Todas las elecciones universales libres, dan el valor agregado de país democrático. Esa etiqueta obtenida permanece aunque, esa democracia representativa sea de utilería, por el hecho que la participación a votar haya sido mínima, debido al alto porcentaje de abstención (renuncia voluntaria a no ejercer el derecho al voto) o ausentismo. En países donde votar es obligatorio y el no hacerlo altamente penalizado, los abstencionistasusan el recurso del voto nulo: anular intencionalmente el voto, rayarlo o viciarlo.

LOS MUERTOS VOTAN
En toda elección han existido trampas y laboratorios de viveza criolla. La tecnología de punta hizo que en algunos países se remplazara la votación manual por la votación electrónica, aunque todavía hay incrédulos que piensan que dentro de las máquinas de votación hay un hombrecito pequeño que alterará los resultados y otros genios que están convencidos que se pueden alterar los resultados desde un control remoto; la realidad es que el fraude, si existiera hoy, es a menor escala. En la actualidad a los muertos les ha resultado difícil ejercer su derecho al voto y con ello engañar a las modernas máquinas “capta huellas”.

ENCUESTAS, SONDEOS A“BOCA DE URNA”
Como todos sabemos, en esta postmodernidad neoliberal, toda la vida social está permeada por el consumo y una profunda mercantilización, allí están las exitosas empresas encuestadoras al servicio de quien les paguen más, por información de sus productos en el mercado. Los candidatos se han transformado en un producto vendible y las seudocientíficas encuestadoras, en maquinarias de propaganda, de tal o cual candidato. Los porcentajes de preferencia o rechazo, varían según el lugar donde se haga la encuesta, ellos dan a los candidatos como ganadores o perdedores, en ocasiones muchos meses antes del día de la elección. Los famosos sondeos a boca de urna han nacido ante la tardanza de la información oficial sobre los primeros resultados. Mediante ellos se adelantan porcentajes y resultados, generalmente altamente desestabilizadores, especialmente cuando la diferencia es estrecha, lo anuncian como empate técnico, lo que resulta un llamado a la guerra de los conteos y reconteos de votos, todo ello mezclado con llamadas, comunicados públicos a reconocer el ganador o a desconocer los resultados, antes que terminen los escrutinios.

Las buenas y las malas palabras en política electoral, son tantas que para explicarlas necesitaríamos varios libros y esto es sólo un artículo de opinión, aquí les dejo algunas que son importantes seguir analizando: Voto Cautivo, Alternancia, Clientelismo, Pugna Electoral, Sufragio, Cohecho, Acarreado, Mítines , Discursos, Papeletas, Cámara Obscura, Planillas, Demagogia, Transición, Votos Nulos, Testigo, Cuoteo Político, Escaños Reservados, Testigo, Nepotismo, Ley Seca, Escrutinios, Vender el Voto, Entintarse el Dedo, Elector Calificado, Impugnación Electoral, Acreditación, Papeletas Válidas o Invalidas, Alianzas Políticas, Corrupción Electoral, Actos de Presión o Coacción, Partidos Políticos, Observadores, Sondeo, Victoria Absoluta, Protagonismo Estatal, Oposicionismo, Proceso Electoral, Participación Consciente, Boletas Sobrantes, Comicios, Cómputo de Actas, Contienda electoral, Uninominal, Binominal, Encuestas, Elegibilidad, Financiamiento de Campañas, Impugnación, Cargos de Elección Popular, Reelección, Cierre de mesas.

En los procesos electorales es donde más se engaña a los ciudadanos, quienes acuden desprevenidos, a votar, ignorando las normas y prácticas, que se han establecido, para ejercer el derecho a sufragar y elegir mediante el voto al candidato de su preferencia.
Los electores podemos acertar o equivocarnos en una elección presidencial, como de hecho ha sucedido. Si nos equivocamos, es importante subrayar como ejemplo, que en la Constitución vigente de Venezuela, existe la extraordinaria figura del referéndum revocatorio, donde legalmente la ciudadanía puede, mediante la búsqueda y consignación de de firmas, a mitad de mandato, solicitar el Referéndum Revocatorio, para votar por la salida o no de una autoridad elegida por voto popular, por que a juicio de los convocantes lo está haciendo mal. Esta sería una práctica positiva concreta de democracia participativa que se quiere instaurar en la construcción del socialismo.

Caracas, mayo de 2012.

PARA SEGUIR LEYENDO:
  1. Ángel Rosenblat. BUENAS Y MALAS PALABRAS IV, Editorial Mediterráneo, 1974.
  2. Aníbal Ortizpozo. CONVIDADA DE PIEDRA, LA CRÍTICA, publicado en Aporrea. org. Periódicos digitales: Notivargas, Ojo Pelao y en el Blog Del grito a la Palabra, 2010. http://ortizpozo.blogspot.com
  3. Jaume Perich. AUTOPISTA, Editorial Estela Popular, Ediciones de bolsillo, 1970
  4. Francisco Umbral. DICCIONARIO PARA POBRES, Ediciones Sedmay, 1977
  5. Foro. PREGÓN SATÍRICO, http://www.elpregonsatirico.es.vg/, Abanilla 2003.