20 nov. 2011

LA PAZ ES UN MAL NEGOCIO



LA PAZ ES UN MAL NEGOCIO
Al gasto militar en aumento, no le afecta para nada, la crisis económica mundial.


 “El verdadero desarme no podrá suceder
hasta que las naciones del mundo
 no cesen de explotarse unas a otras”
Mahatma Gandhi

En la legítima defensa de la propia vida, “To be or not to be. That is not the question”, el problema existencial hoy no es “ser o no ser”, el problema es, estar o no estar armado. Se arman las personas, se arman las naciones. Las ojivas nucleares como máxima expresión armamentística amenazante mundial, están contadas y no apuntan precisamente al cielo.

Los países así como tienen más o menos árboles, más o menos población infantil, tienen más o menos armas, en manos de la población civil y sus ejércitos regulares; lo que las hace a la mirada mundial más o menos débiles, en caso de una intervención armada y con más o menos inseguridad en sus calles. Naturalmente, el armamentismo de los países y de portadores civiles, está en relación directa entre su capacidad económica y a las amenazas o agresiones externas a las que están sometidos. Las intervenciones armadas recientes han contado con un financiamiento extraordinario de los estados involucrados, para quienes la llamada crisis económica mundial, no existe, ni les afecta, además  contaron con los capitales de las empresas privadas transnacionales, un guión repetido y al que me he referido en otras  oportunidades  como “la conspiración del imperialismo del dólar” (1) gracias a lo cual fue posible el criminal golpe militar chileno de 1973,que terminó con la vida del Presidente Allende.

Detrás del financiamiento de las confrontaciones armadas de hoy está el Grupo Bilderberg , el que cuenta entre sus autores intelectuales entre otros a Bertrand Russell , Zbigniew  Brzezinski y Henry Kissinger. Los Bilderbergs anualmente se reúnen con una agenda secreta y la asistencia de personajes reconocidos como los más ricos e influyentes del mundo. Su objetivo, el logro un gobierno mundial para el control del planeta tierra. Libia estaba entre sus objetivos como  acción precedente al control de China  en sus planes a largo plazo.  La invasión mercenaria a la Jamahiriya  Libia marca una nueva etapa del Club Bilderberg.” escribe Sirio Quintero en sus concienzudas reflexiones, “Una visión hegemónica desde la antropología  política, devela las razones por las cuales la cultura, tradición y modelo político de Libia debía, según la visión de ellos, ser destruido a toda costa por mercenarios e instituciones al servicio del poder imperial.

Para los promotores de la instauración de un gobierno planetario a partir de la creación de un nuevo orden mundial no existen diferencias políticas o religiosas fundamentales. Sólo existen tendencias políticas deseables o corrientes políticas inconvenientes, ambas catalogadas según sirvan o atenten contra la preservación del privilegiado estatus de vida y dominación que han alcanzado los países por tradición colonialistas y sus nuevos aliados.”

“El nuevo gobierno mundial estaría en manos de la oligarquía, quien accedería a los más avanzados conocimientos tecnológicos para consolidar y preservar su poder a costa de las masas ignorantes ciegas y acientíficas. Fundamentos presentes en el libro The Scientific Outlook de Bertrand Russell(2)
Así como hay leyes que regulan las tenencias de armas en manos de la población civil, hay, comercio, tráfico y venta ilegal de armas que abastecen a quien  las solicite, tenga o no permiso para cargarlas. Esto lo puedo afirmar por experiencia propia: hace más de un año, fuimos víctimas de un asalto a mano armada, para sorpresa nuestra, varias personas tranquilas, educadas, de las que menos me hubiera imaginado, se acercaron a ofrecerme en venta armas, para que me defendiera en el futuro, lo que naturalmente rechacé diplomáticamente. Mientras para el hampa común, el arma es un instrumento de trabajo que las obtiene en los propios asaltos, la compra-venta de armas a gran escala de gobiernos y sus ejércitos es un secreto de estado, para que el supuesto enemigo no sepa lo que tiene, a la hora de una hipotética confrontación. El comercio bélico está generalmente regido e intermediado por los llamados “perros de la guerra”, corporaciones poderosísimas intocables, donde la corrupción en el comercio de armas es aproximadamente el 40% de la corrupción global del conjunto de las transacciones.
Ya no se puede hablar de fronteras entre los elementos de uso militar y uso civil, como armas, aeropuertos,  satélites, vehículos, sonar, blindajes antiproyectiles o chalecos antibalas. Por otra parte, está demostrado que las agresiones armadas afectan por igual a la población militar y civil. Las muertes de civiles son absurdamente denominadas “daños colaterales” con la intención de justificar pérdidas de vidas inocentes.

En el planeta Tierra, para una guerra nuclear, según el INPRI Instituto Internacional de Estocolmo para la Paz, hay 20.530 piezas y de éstas 5.025 listas para ser usadas, no sabemos si contaron bien. En el listado de países considerados como potencias nucleares por su cantidad de ojivas están: Rusia con 2.427,  EEUU 2.150, Francia 200,  Reino Unido 160, India entre 80 y 110, Pakistán entre 90 y 110, e Israel 80 ojivas, (3) la fuente no indica cuántas de ellas,  por países, estén activadas. La desinformación al respecto no es casual, es parte del secreto táctico, o estrategia de la llamada “inteligencia militar”. Secretos de armamentos que no siempre están bien guardados, porque referirse a ellos, también es una forma de intimidación, al amenazado. En Libia se utilizó armas bacteriológicas, en Bani Walid  se utilizó la bomba FAE (explosivo de aire y combustible) llamada también “bomba atómica del pobre”, arma genocida que exterminó en una noche a más de 1200 habitantes, su poder de exterminio además de su alto poder explosivo, se basa en que aspira todo el oxigeno en la zona, en un radio de 2 kilómetros cuadrados. Otro secreto a voces es la propuesta de Washington para que el gobierno del premio nobel de la paz, Barak Obama, pueda seguir usando las letales “bombas de racimo”.  Para quien no tenga conocimiento de ellas, son bombas de caída libre o dirigidas, que a cierta altura, se abren dejando caer hasta 300 bombetas de diversos tipos: de alto poder explosivo,  antipersona, perforantes, incendiarias, antipistas, etc., como se puede apreciar, un  cóctel perfecto de exterminio, sin necesidad de arriesgar  a soldados en combates cuerpo a cuerpo.  Cuando quedan bombetas   enterradas  sin explotar, siguen siendo peligrosas, aún tiempo después de terminada la guerra, al igual que las traidoras minas de tierra, que  tantas  mutilaciones desgarradoras han dejado a  los seres vivos que  casualmente han tropezado con ellas, especialmente los niños por sus formas llamativas. Testimonio gráfico de ello, nos ha dejado el fotógrafo español Gervasio Sánchez con su exposición Vidas Minadas.(4) Galardonado con el  Premio Ortega y Gasset del diario El País, en su discurso, parte final, dice: “…como Martin Luther King me quiero negar a creer que el banco de la justicia está en quiebra, y como él, yo también tengo un sueño: que, por fin, un presidente de un gobierno español tenga las agallas suficientes para poner fin al silencioso mercadeo de armas que convierte a nuestro país, nos guste o no, en un exportador de la muerte.”

Fruto de una  investigación periodística y denuncia generalizada sobre asesinatos de jóvenes y niños en las escuelas a manos de adolescentes portadores de armas de guerra en EEUU, fue el documental de Michael Moore, “Bowling for Columbine” basado en la masacre de estudiantes a manos de un compañero, en la  escuela Columbine Estado de Colorado en 1999. El documental demostró, la venta ilegal de municiones a menores, la existencia  de sectas armadas, así como  la existencia  absurda de La Asociación Nacional del Rifle presidida  por el actor Charlton Heston, en uno de sus papeles más denigrantes de su vida real.(5)

Todo hacía suponer que  a raíz de estas reiteradas agresiones armadas entre civiles, se podía legislar con mayor severidad, para la tenencia de armas y municiones por parte de la población civil norteamericana y como es sabido algún tiempo después y en nombre de la libertad, el Congreso Norteamericano determinó que todo ciudadano norteamericano es libre para portar armas si así él lo desea. Y yo agregaría, libre para asesinar a quien y cuantos quiera. Así fue como en abril del 2007, se produjo la peor matanza en el Instituto Politécnico y Universidad estatal de Virginia  EEUU cuando un joven de 23 años Cho Seung-Hui, surcoreano educado en USA, asesinó a 32 personas, suicidándose después.

Hay economías de guerra perversas y criminales, como la propuesta del reverendo “Pat” Robertson, Pastor evangélico alineado con la derecha extrema cristiana de EEUU, quien hizo un llamado televisivo, al magnicidio del Presidente Chávez  de Venezuela, cuando expresó que “Además, eliminar a Chávez sería más económico que empezar una guerra. Tenemos la capacidad de sacarlo, y creo que ha llegado el tiempo de ejercer dicha capacidad. No se necesita otra guerra de 200mil millones de dólares, para deshacerse de un dictador de mano dura. Es muchísimo más fácil hacer el trabajo mediante operativos cubiertos”. (6)

Los tiempos del “bufoso” (revolver) que reclamaba el Che adolescente, como condición, para enfrentarse a la policía eran otros, la represión a las protestas estudiantiles que vivimos hoy, son muy diferentes, grupos especializados en antimotines con balines de goma, los carros lanza-agua sucia o teñida (guanacos), bombas lacrimógenas, diarreicas o paralizantes, secuestros, versus bombas Molotov que manejan los encapuchados en las manifestaciones y enfrentamientos con la policía, que en ocasiones no les es suficiente, las patadas y “lumazos” sobre sus víctimas y disparan, como en las recientes protestas estudiantiles en Santiago de Chile, donde falleció un estudiante de 16 años Manuel Gutiérrez R., producto de un disparo que se hizo desde las fuerzas represivas de los “pacos” (Carabineros).

La tan criticada posición de estar armado preventivamente, ante el angustioso panorama mundial que nos arropa, podría plantearse como un “mal necesario” y no me refiero a la tenencia de armas en manos de civiles contra la delincuencia organizada, o la policía anti-protestas, sino a al tipo de armas, que se debe tener para  la defensa de la soberanía de los pueblos, ante las anunciadas invasiones armadas, donde se supone que las armas para la defensa, no serán las de David ante Goliat, porque el gigantesco monstruo bélico contemporáneo agresor que tenemos en el norte, es adicto a las armas de destrucción masiva y a la guerra, todo lo que mate o destruya está reservado para su uso, incluso las armas derivadas de la energía nuclear, aunque  hable e insista en el uso pacífico de esta energía por otros, EEUU ,sí la puede tener y usar ,como lo hizo en Hiroshima y Nagasaki.
Las amenazas de invasiones preventivas existen contra Cuba y Venezuela, las invasiones reales abiertas y televisadas tuvieron lugar durante la última década como: la Guerra del Golfo (Irak-Kuwait), la Operación Tormenta del Desierto (Invasión a Irak), Afganistán (“Operación Libertad Duradera”), las encubiertas con la OTAN como parapeto ya se dio en Libia y las que están en planificación y pleno desarrollo, contra Siria e Irán a través de Israel, ponen al planeta al borde de una guerra mundial. Es un hecho que la adicción a la guerra de EEUU y sus prácticas ya han tenido lugar antes y en nuestra contemporaneidad, costando miles de vidas humanas. (7)
Las múltiples campañas por la paz vienen, como es natural, siempre acompañadas de propuestas de desarme que no han tenido el éxito, la acogida, ni la respuesta que se esperaba. Emprendidas desde cumbres y foros mundiales por las grandes potencias, cuando se trata de convencer de las bondades del desarme, las pequeñas naciones soberanas, responden: “Sí muy bien… pero desármense ustedes primero”.

En relación a leyes y políticas de desarme de la población civil, en la experiencia chilena, se promulgó la Ley de Control de Armas, propuesta y aprobada por la oposición en el Congreso Nacional de Chile previo al golpe militar de Pinochet. Eso siempre es garantía absoluta a golpistas e invasores de masacrar sin mayores riesgos a pueblos desarmados. Se crean falsas denuncias que conducen a allanamientos de viviendas particulares en busca de armas Ni hablar de los allanamientos bajo “el toque de queda”, la población civil queda indefensa bajo un estado de guerra, donde en horario nocturno, se violan todos los derechos humanos, se roba y si no se encuentra material bélico, libros o documentos que compruebe que eres un comunista o subversivo, se te siembra drogas o armas para detenerte “legalmente.”

En los llamados tiempos de estas “democracias armadas hasta los dientes”, los escenarios de guerra contemporáneos, como los campos de Marte elegidos para enfrentarse, son preferentemente urbanos, tienen lugar en nuestras ciudades más pobladas, camine por “esas” calles y encontrará “gatillos alegres”, inseguridad callejera, robos a mano armada, enfrentamiento de bandas y mafias de narcotraficantes, ruido de metralletas en la noche, persecución policial en caliente, balas frías alcanzando niños inocentes, linchamientos, cárceles tomadas por reclusos armados por sus vigilantes, robo de vehículos, bombas en sitios públicos, secuestros corrientes y “express”, violencia generalizada, femicidios, paramilitarismo, sicariato, cine de guerra, videos y juguetes bélicos.

Y no se piense que los cuarteles y guaridas de la delincuencia está solo en las poblaciones marginales, también en zonas de urbanizaciones de la clase alta, calles cerradas con vigilantes armados día y noche, protegidas con altas tecnologías para la vigilancia electrónica, fuertes e inaccesibles muros y organización paramilitar interna, es la otra guerra civil que obedece a sus propias leyes dentro de sus propiedades privadas. En el México actual el gobierno se encuentra en una guerra declarada a las mafias de narcotraficantes, rendida la policía a quien le correspondía combatirlos, recurre y pone a su ejército regular en la calle para los llamados operativos conjuntos. Lo paradigmático es que en ésta guerra civil que lastima a los mexicanos, como estrategia antidrogas, lejos de disminuir la violencia la dispersó geográficamente y la espiral de homicidios creció  desmesuradamente, en los estados donde el gobierno federal realizó operativos conjuntos, según afirman Eduardo Guerrero Gutiérrez y José Merino en su investigaciones publicadas como “La raíz de la Violencia” en la revista Nexos Nº 402 de junio 2011(8)

Vivimos toda una cultura de la guerra, donde la obscena muerte cotidiana y militar de los conflictos armados más lejanos, entran a nuestras vidas, por la pantalla del televisor y ordenador, como algo natural, nuestros hijos disfrutan de juegos electrónicos donde pueden practicar cómo asesinar a personas que no piensen como tú, nuestro vocabulario se contamina con términos de cuarteles, que usamos para referirnos situaciones civiles como, no te quedes en la retaguardia, diste en el blanco, la batalla electoral, la artillería del pensamiento, patrullas de vanguardia, comando, abordaje, una situación difícil es un campo minado, pensar creativamente es la explosión de las ideas y llamamos enemigo todo el que no piense como uno.

La legítima defensa posible, ante la necesidad de sobrevivencia ha hecho que el gasto militar supere con creces, a los gastos dedicados a la educación, salud y soberanía alimentaria. El armamentismo se sostiene porque, la venta de armas y drogas son uno de los negocios, más lucrativos de la economía capitalista. Donde no hay conflictos armados se inventan, la paz es un mal negocio. La política exterior de paz de las grandes potencias se contradice, cuando se quiere establecer la paz, mediante la guerra. No olvidemos  que la “imposición de paz y orden” mediante guerras e invasiones militares cruentas, nunca han sido la solución para lograr la paz. La vigencia del pensamiento de Zapata, Sandino, Martí, Guevara o Allende nos confirma que con sus muertes no se terminó con la ideología revolucionaria que proclamaron, están vivos en el imaginario colectivo de los pueblos que luchan por su liberación.

ortizpozo@gmail.com

PARA SEGUIR LEYENDO

1           William Parra. UN TIGRE AL ACECHO. Documental. Tele Sur, entrevista a Prof. Aníbal Ortizpozo, 2008
2           Sirio Quintero. LOS INTERESES DEL CLUB BILDERBERG PARA INVADIR CON MERCENARIOS A LIBIA,   
               Aporrea.org, 29 octubre 2011.
3           Informe del SIPRI. Instituto Internacional de Estocolmo para la Paz 2011
4           Gervasio Sánchez. VIDAS MINADAS. Exposición Fotográfica. España 2008
5           Michael Moore. BOWLING FOR COLOMBINE. Cine Documental.2002
6           Marion Gordon “Pat” Robertson. ALOCUCION TELEVISADA en su Programa “El Club 700.” 2005
7           Joel Andreas, ADICTO A LA GUERRA. Por qué EEUU no puede librarse del militarismo, AKPress. 2005
8           Eduardo Guerrero Gutiérrez /José Merino. LA RAÍZ DE LA VIOLENCIA. Revista Nexos 402. Sección  
             Expediente. México 2011